Nutrición equilibrada – Equilibrio Hormonal

Las hormonas regulan muchas funcionamientos de nuestro organismo. Nuestra salud, humor, peso, etc, dependen en gran medida de que tengamos un correcto equilibrio hormonal. Las hormonas están directamente relacionadas con nuestra nutrición, por lo que una nutrición equilibrada significa un equilibrio en el sistema hormonal.

Es importante por tanto, mantener un buen estado nutricional, pues éste determina la funcionalidad del sistema hormonal. Cualquier alteración en la alimentación puede afectar directamente en el desequilibrio hormonal (desequilibrios nutricionales: ayuno, exceso de comidas grasas, el ejercicio, etc.)

Un claro ejemplo de estos desórdenes hormonales son aquellas personas que adelgazan de manera brusca por tener problemas en la glándula tiroides. Si la tiroides no funciona de manera óptima, no se produce la secreción de las hormonas tiroideas, produciéndose desequilibrios en el estado de salud.

Otro ejemplo se da durante la menstruación de algunas mujeres, período en el que se produce una mayor sensación de hambre, provocando que algunas mujeres consuman más carbohidratos de lo habitual. Lo mismo sucede cuando se padecen ciertas enfermedades, las hormonas son las causantes de la falta de apetito, pues afectan a la absorción de los nutrientes.

En conclusión, cualquier tipo de desequilibrio nutricional podría tener su origen en un desequilibrio hormonal, y viceversa.

¿Quién no quiere un equilibrio hormonal, y una piel radiante y un sistema reproductivo funcionando perfectamente?

Si no comemos alimentos con los nutrientes que necesitamos, nuestro cuerpo no puede producir hormonas correctamente o mantener el equilibrio hormonal, ya que no cuenta con los elementos básicos para hacerlo. Lo que estás comiendo está ayudando ya sea, a la producción hormonal, o a causar desequilibrios impredecibles.

El cuerpo humano necesita un equilibrio de los tres macronutrientes, carbohidratos, proteínas, y especialmente de la grasa.

Las hormonas se fabrican utilizando ciertos ácidos grasos y colesterol, por lo que si nos faltan estos nutrientes, los problemas hormonales surgen porque el cuerpo no tiene los nutrientes que necesita para producirlos. Nuestro cuerpo necesita ciertas grasas para la reconstrucción de las células y la estabilización de las hormonas. Esto es especialmente importante para el sistema reproductor femenino.

Intenta consumir siempre grasas vegetales saludables tipo aceite de oliva, girasol, aguacate (mantequilla de los pobres), etc.

Deja una respuesta